Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download ""

Transcripción

1

2 Uto pía y Pra xis La ti noa me ri ca na nace como una res pues ta a la si tua ción de con flic ti vi dad po lí ti ca que atra vie sa ac tual men te la de mo cra cia y la so cie dad la ti noa me ri ca na. Pero tam bién nace como una respues ta com pro me ti da con el aná li sis fi lo só fi co y la in ter pre ta ción his tó ri ca de la cul tu ra y las cien cias socia les fren te a la cri sis de la mo der ni dad. Res pues ta que pro cu ra la crea ción de nue vos ac to res y es ce narios a par tir de los cua les se ha gan po si bles iné di tas al ter na ti vas para la teo ría crí ti ca y el cam bio so cial efec ti vo. Una res pues ta en dos sen ti dos: la utó pi ca por que todo pro yec to exis ten cial au tén ti co debe enmar car se y de fi nir se por el uni ver so de sus va lo ra cio nes hu ma nas; la prác ti ca por que, a di fe ren cia de la ne ce sa ria teo ría, im pli ca un tipo de ac ción cuyo mo vi mien to es ca paz de dia lec ti zar la com pren sión de la rea li dad, pero tam bién de trans for mar a los su je tos que la cons ti tu yen. Con lo cual la no ción de pra xis nos con du ce de re tor no a la po lí ti ca, a la éti ca y, hoy día, a la cien cia y a la téc ni ca. Es una res pues ta des de Amé ri ca La ti na, por que es a par tir del ser y pen sar la ti noa me ri ca no que la pra xis de nues tro pro yec to utópi co se hace rea li za ble. Uto pía y Pra xis La ti noa me ri ca na es una pu bli ca ción pa tro ci na da por el Con se jo de De sa rro llo Cien tí fi co y Huma nís ti co de la Uni ver si dad del Zu lia (CONDES). Uto pía y Pra xis La ti noa me ri ca na apa re ce in di za da y/o ca ta lo ga da elec tró ni ca men te en las si guien tes ba ses de da tos: Serbiluz: REVENCyT (Fundacite, Mérida) Ulrich s In ter na tional Pe ri od i cals Di rec tory (USA) Hand book of Latin Amer i can Stud ies (USA) Electroniscke Zeitschriftenbibliotethek (EZB, Alemania) The Phi los o pher s In dex (USA) Informe Académico (México) CLASE (México) FONACIT (Ca ra cas, Ven e zuela) BASE (Alemania) LATINDEX (México) DIALNET (España) REVENCyT (Mérida) REDALyC (México) Google Scholar Centro Vir tual Cer van tes (España) CEFILIBE (México) LECHUZA (Oviedo, España) Instituto de Información y Documentación en Ciencias Sociales y Humanidades (Ma drid, España) Rep er toire Bibliographique de la Philosophie (Louvain La Neuve, Belgique) CERCAL (Bélgica) OEI-CREDI (España) DOAJ (Di rec tory of Open Acces Jour nals) Sistema de Biblioteca de la Universidad de Antioquia (Co lom bia) The Li brary of Con gress (USA) Catálogos informatizados de la Red de Bibliotecas del CSIC (España) EBSCO (México) So cio log i cal Ab stracts (USA) Reportorio de Ensayista y Filósofos Ibero e Iberoamericano (Ath ens, USA) REBIUN (España) Acces my Li brary (USA) ISSN De pó si to le gal pp ZU720 DR Uni ver si dad del Zu lia. Ma ra cai bo-ve ne zue la. Esta revista fue impresa en papel alcalino This pub li ca tion was printed on acid-free pa per that meets the min i mum re quire ments of the Amer i can Na tional Stan dard for In for ma tion Sci ences-per ma nence for Pa per for Printed Li brary Ma te ri als, ANSI Z

3 Edi to res Invi ta dos: Lui gi di San to y Flor Ávi la Utopía y Praxis Latinoamericana ISSN / Dep. le gal pp ZU720 Revista Internacional de Filosofía Iberoamericana y Teoría So cial Centro de Estudios Sociológicos y Antropológicos (CESA) Facultad de Ciencias Económicas y Sociales Universidad del Zulia. Maracaibo-Ven e zuela Contenido Año 19. Nº 67. Octubre-Diciembre, 2014 PRESENTACIÓN El lar go ca mi no ha cia la hu ma ni za ción del De re cho Lui gi di San to 5 ESTUDIOS Ful vio PASTORE Cons ti tu ción y Tiem po / Cons ti tu tion and Time 9 Mas si mo Lui gi FERRANTE La nor ma en el tiem po en el De re cho pe nal ita lia no / The Norm in Time in Ita lian Cri mi nal Law 25 Ma ría PORCELLI De re chos y tiem po de las per so nas fí si cas / The Rights and Time of Physi cal Per sons 37 Pas qua le PASSALACQUA El ac ce so al con tra to de tra ba jo tem po ral en Ita lia des pués de la re for ma de 2014 / Access to the Tem po rary Work Con tract in Italy af ter the 2014 Re form 47 ARTÍCULOS Marg he ri ta INTERLANDI El va lor del tiem po en la re la ción en tre el pro ce di mien to y el pro ce so de la ad mi nis tra ción y los ciu dada nos / The Va lue of Time in the Re la tions hip bet ween Ci ti zens and the Pro ce du re and Pro cess of 59 Admi nis tra tion Ales san dro BUCCI La Prae sump tio Mor tis en el De cre tum Gra tia ni / Pre sump tion of Death in the De cre tum Gra tia ni 71 Mar co PLUTINO La cen tra li dad del ti ming en al gu nos acon te ci mien tos re cien tes del de ba te po lí ti co-ins ti tu cio nal ita liano / The Cen tra lity of Ti ming in Some Re cent Events in the Ita lian Po li ti cal-insti tu tio nal De ba te 91 Gian car lo SCALESE Algu nas re fle xio nes so bre el mar co dog má ti co de las or ga ni za cio nes no gu ber na men ta les en el dere cho in ter na cio nal pú bli co / Some Re flec tions on the Dog ma tic Fra me work for Non-Go vern men tal Organ za tions in Inter na tio nal Pu blic Law 107 NOTAS Y DEBATES DE ACTUALIDAD Fran ces co MAIELLO La Ju ris dic ción Inter na cio nal del Juez Ita lia no en la coor di na ción del Art. 3º CO. 2L. 218/1995 con el su ce si vo Re gla men to (UE) N. 1215/2012 / Inter na tio nal Ju ris dic tion of the Ita lian Jud ge in the Coor dina tion of Arti cle 3º CO. 2L. 218/1995 with its Suc ces si ve Re gu la tion (UE) N. 1215/

4 Ales san dro TRINCHI La an ti ci pa ción de los efec tos cons ti tu ti vos de la Sen ten cia an tes de la cosa juz ga da / Anti ci pa tion of the Cons ti tu ti ve Effects of the Sen ten ce in the Light of Jeo pardy 131 LIBRARIUS Jor ge DÁVILA: Bo lí var y Spi no za. Re fle jos doc tri na rios. FUNDECEM, Mér dia, 2013 (Pau si des Reyes). 143 DIRECTORIO DE AUTORES 145 ÍNDI CE GENE RAL DE AU TO RES Y ARTÍCU LOS Año 19 (Nos )

5 ESTUDIOS UTOPÍA Y PRAXIS LATINOAMERICANA ~ AÑO 19. Nº 67 (OCTUBRE-DICIEMBRE, 2014) PP REVISTA INTERNACIONAL DE FILOSOFÍA IBEROAMERICANA Y TEORÍA SOCIAL ISSN ~ CESA FACES UNIVERSIDAD DEL ZULIA. MARACAIBO-VENEZUELA Constitución y Tiempo Constitution and Time Fulvio PASTORE Università degli studi di Cassino e del Lazio Meridionale, Italia. Resumen Abstract La función original del constitucionalismo ha sido proteger los derechos fundamentales frente al riesgo de un ejercicio ilegal de los poderes públicos. En la era post-globalizada no se puede se puede ir más allá y proceder a la tutela de los derechos humanos fundamentales de la persona de forma horizontal (respecto a los privados) y en vertical (respecto a los poderes supra-nacionales). Nuestra constitución utiliza los términos derechos fundamentales que encarna una visión jus-naturalista y jus-positivista. Las características de la constitución republicana son la síntesis de un compromiso constituyente y de un punto de equilibrio entre la soberanía popular y la soberanía del pueblo. Las mismas disposiciones constitucionales encuentran su sustento en el proceso de integración europeo: las decisiones de la Corte Europea de Justicia ofrecen un catálogo de derechos civiles, económicos y sociales. Emergen así los derechos fundamentales también si el grado de tutela es menor con respecto a aquello asegurado a lo interno de los ordenamientos nacionales. Sin embargo, estamos ante el tiempo de los derechos: se va más allá de los dos modelos clásicos de derecho civil y derecho común, en tanto las cortes nacionales y la europea cumplen una función de producción normativa. El papel judicial es un papel activo, de tipo hermenéutico, que depende más que del protagonismo de los jueces, de la insuficiencia de las actividades llevadas a cabo por los órganos políticos. Palabras clave: Cosntitución, tiempo, derechos, hermenéutica. The original function of constitucionalism has been to protect fundamental rights facing the risk of an illegal exercise of public powers. In the post-globalized era, one cannot go beyond this and proceed to protection of the fundamental human rights of the person in a horizontal manner (regarding those that are private) and vertically (regarding the supra-national powers). Our constitution utilizes the terms fundamental rights that incarnate a jus-naturalist and jus-positivist vision. The characteristics of the republican constitution are the synthesis of a constituent commitment and of a point of equilibrium between popular sovereignty and the sovereignty of the people. The same constitutional dispositions find their support in the European integration process: decisions of the European Court of Justice offer a catalog of civil, economic and social rights. Fundamental rights also emerge in this way if the degree of protection is less with regard to that which is assured within the national ordinances. Nevertheless, we are facing a time of rights: this goes beyond the two classic models of civil and common law, since both the national and European courts fulfill a function of normative production. The judicial role is an active role of the hermeneutic type that depends more on the insufficiency of the activities carried out by political organs than on the protagonism of judges. Keywords: Constitution, time, rights, hermeneutics. Recibido: Aceptado:

6 10 Fulvio PASTORE Constitución y Tiempo EL TIEMPO DEL CONSTITUCIONALISMO Y LA CONSTITUCIÓN EN EL TIEMPO El constitucionalismo, en el sentido moderno de la expresión, nace convencionalmente hacia el final del siglo XVIII, cuando las revoluciones estadounidense y francesa introdujeron la gran novedad de las constituciones escritas, pero es innegable como esta doctrina funda sus propias raíces en períodos históricos mucho más precedentes. Ya en la antigüedad griega y romana, en efecto, se pueden encontrar algunos instituciones del derecho público que influenciarán el derecho medieval, cuya evolución proporcionará la base para el desarrollo de las modernas teorías constitucionalistas. En particular, la influencia decisiva de Roma en el pensamiento europeo y el renacimiento de la jurisprudencia romana en Europa occidental, en el duodécimo siglo, fue el factor fundamental que favoreció la aparición de la common law y el surgimiento de los más importantes principios del constitucionalismo, principios que Europa continental acogió sólo después de la experiencia del totalitarismo1. La función originaria del constitucionalismo que por otra parte, sigue siendo aún hoy su función principal es la de proteger los derechos fundamentales de la persona con respecto al riesgo de un ejercicio ilegítimo de los poderes públicos. Sin embargo, en el tiempo, junto a esta función, se ha desarrollado también la de una protección horizontal de los derechos fundamentales de la persona en las relaciones entre privados y, aunque sea en línea sólo teórica, la de una protección vertical frente a los poderes de tipo supranacional2. Precisamente, la relación entre Constituciones de los Estados miembros y principios constitucionales de la Unión Europea, por una parte, a la luz de la jurisprudencia de los tribunales constitucionales nacionales y de los altos Tribunales Europeos, ha puesto en evidencia como la única perspectiva herméneutica y aplicativa, capaz de hacer frente a los problemas epocales que son planteados por las sociedades post-industriales, es la del constitucionalismo de múltiples niveles. Del resto, precisamente, de las cuestiones relacionadas con los temas de la protección de los derechos fundamentales de la persona, resalta especialmente la obra fundamental realizada por la jurisprudencia de los Altos Tribunales Europeos, de los Tribunales Constitucionales y de los jueces comunitarios. Jueces que dialogan sobre casos concretos y que entrelazan útilmente sus argumentos, influenciándose y condicionándose recíprocamente. Del examen profundo de las decisiones jurisprudenciales - y sobre todo de las argumen taciones que las sustentan - surge claramente la perspectiva de que el multilevel constitutionalism no sea una quimera, no representa una utopía fruto de elaboraciones abstractas de la doctrina sino que constituye más bien una realidad concreta y vital. 1 2 Se refiere a las elaboraciones teóricas que se encuentran en Mc ILWAIN,CH (1990). COSTITUZIONALISMO ANTICO E MODERNO, IL MULINO, BOLOGNA, 1990,. Allí el autor, esboza principalmente, en la tradición inglesa, de la historia del constitucionalismo, en torno al contraste entre gubernaculum y jurisdictio, e indica las soluciones en los conceptos de responsabilidad política y de control judicial de la constitucionalidad de leyes. La jurisprudencia de los tribunales constitucionales nacionales de varios Estados miembros de la Unión Europea, como es sabido, ha elaborado la así llamada teoría de los contra-límites con respecto al principio de prevalencia del Derecho comunitario sobre los ordenamientos nacionales, identificando precisamente en los principios fundamentales de la Constitución nacional y de los derechos fundamentales de la persona los elementos constitutivos de un núcleo duro de las constituciones nacionales que constituiría una frontera infranqueable también para el derecho de la Unión Europea. Sobre el tema véase STAIANO, S (Ed) (2006). Giurisprudenza costituzionale e principî fondamentali: alla ricerca del nucleo duro delle Costituzioni, actos del convenio anual de la asociación de los constitucionalistas Grupo de Pisa (Capri, 3 y 4 de junio 2005), Giappichelli, Turín.

7 Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 19, No. 67 (2014), pp LA FASE CONSTITUYENTE Y LOS CARÁCTERES DE LA CONSTITUCIÓN ITALIANA Como es bien sabido, uno de los caracteres principales de la Carta Constitucional de la República Italiana, aprobada por la Asamblea Constituyente en 1947, está representado por su «convencionalidad», es decir, el hecho de que el texto de la Constitución no fue el fruto de una sola visión política, cultural e ideológica, sino que fue más bien el resultado de un pacto constitucional entre diferentes factores políticos3. Se ha hablado en este sentido también de «método de pactos», o de «compromiso», precisamente para subrayar que entre los principales componentes de la Asamblea Constituyente el democrático cristiano, el marxista y los liberales se alcanzó un acuerdo político basado en recíprocas concesiones y renuncias políticas. El texto de la Constitución Republicana fue aprobado por la Asamblea Constituyente casi por unanimidad, testimonio del hecho de que no fue una mayoría que impuso a una minoría su visión de las cosas, sino que fue -queriendo utilizar una expresión hegeliana- la búsqueda de una «síntesis superior» entre distintas concepciones, entre ellas muy distantes hasta incluso contrarias entre sí. De tal modo, que se realizó una compenetración profunda de los opuestos, con un resultado original e inédito, respecto a los distintos puntos de partida, que sin embargo, les comprendía y les enriquecía, colocándolos en una visión más amplia y sistemática. Estamos hablando, pues, de un compromiso constituyente, no en sentido despectivo, o disminutivo, sino en sentido positivo. En el lenguaje corriente, hablamos, en efecto, a me nudo, de «solución de compromiso», para indicar una solución no plenamente satisfactoria respecto a las expectativas, es decir, una solución «a la baja». El pacto constituyente, al contrario, y como ya se decía, fue un «compromiso alto», precisamente porque dio un mejor resultado con respecto a cada una de las posiciones de partida y de plena satisfacción para cada factor político. Las técnicas de redacción del texto mediante las cuales se produjo la síntesis fueron múltiples. En algunos casos se acogieron disposiciones de múltiples sentidos, como, por ejemplo, el artículo 2º, donde por la expresión «derechos naturales», de sentido unívoco -por tanto desagradable para liberales y marxistas, no obstante particularmente grata a los demócratas cris tianos- fue preferida la expresión «derechos inviolables», compatible tanto con un enfoque iusnaturalista, como con el enfoque iuspositivista y con una visión materialista. En otros casos aún, se hizo uso de una estratificación de las disposiciones, cada una de las cuales inspirada por una de las distintas concepciones. Paradigmático, en este punto, el texto del art. 41 de la Constitución en torno a la iniciativa económica privada, uno de los puntos más álgidos del conflicto político de entonces: el primer párrafo es de estampa claramente liberal («La iniciativa económica privada es libre»); el segundo párrafo, en cambio, con su llamada a la dignidad de la persona remite claramente a una visión cristiana («No puede desarrollarse en contraste con la utilidad social o en forma de causar daños a la seguridad, la libertad, la dignidad humana»); por últi mo, con una elaboración más sútil, se podrá claramente entrever detrás del tercer párrafo del artícu lo una construcción de las relaciones socio-económicos de tipo marxista («La ley determina los programas y los 3 Los informes de los trabajos de la Asamblea Constituyente, hoy disponibles también en el sitio oficial del Parlamento italiano, son agrupados en la publicación La Costituzione della Repubblica nei lavori preparatori dell Assemblea costituente, a cargo del Secretario General de la Cámara de Diputados, Roma, 1971.

8 12 Fulvio PASTORE Constitución y Tiempo controles adecuados porque la actividad económica pública y privada pueda ser dirigida y coordinada a fines sociales»). En otros casos, luego, se prefiere utilizar expresiones lingüísticas muy genéricas o se evitó simplemente regular algunas relaciones jurídicas encomendando la relativa tarea al legislador. Sobre diversas cuestiones, en cambio, algunos de los grupos políticos aceptaron las solicitudes de otros -o por realismo político o a cambio de concesiones en cuanto a otros asuntos- sabiendo que cada disposición hubiera asumido un significado normativo autónomo a la luz de las otras normativas constitucionales, según un criterio de tipo lógico-sistemático. La formulación del artículo 7º de la Constitución representa más que todo, un acto de realismo político y de conciencia histórica de la clase dirigente comunista, socialista y liberal del tiempo, y no un acto de concesión del factor cristiano demócrata4. En particular, comunistas y socialistas sabían que, si querían esperar para recoger un consenso mayoritario en el país, no podían asumir una posición de abierta contradicción con la Iglesia Católica y sobre todo no podían lesionar la sensibilidad de la inmensa mayoría de la población, de fe católica. El resultado global, la combinación de estas técnicas de redacción y de estas recíprocas concesiones, fue un texto muy abierto o «elástico», es decir, susceptible de ser sometido a una pluralidad de itinerarios herméneuticos5. El carácter elástico de la Constitución no contradice su rigidez. En efecto, cuando hablamos de rigidez de la Constitución, nos referimos a la existencia de límites formales y sustanciales a su modificabilidad: bajo esta perspectiva la rigidez contrasta con la flexibilidad, y no con la elasticidad que, por el contrario, se contrapone a la inelasticidad o univocidad. Se trata de dos dife rentes dicotomías que afectan a perfiles diferentes de la Constitución: la primera a la modificabilidad; la segunda a la interpretación. 4 5 Sobre la contribución del factor cristiano democrático, véase en particular SCUDIERO, M (2002). L apporto dei giuristi cattolici nella fase costituente dell Italia repubblicana, Sviluppoeconomico, enero-agosto, vol. VI, pp En el tema de la interpretación jurídica, con especial referencia a las disposiciones constitucionales y legales, véase: ex plurimis: BETTI, E (1971). Interpretazione della legge e degli atti giuridici, Milán; BARTOLE, S (2004). Interpretazioni e trasformazioni della Costituzione repubblicana, Boloña; CRISAFULLI, V (1964). Disposizione (e norma), in: Enc. dir, XIII, Milán; DWORKIN, R (1977). Taking rights seriously), trad. it. I diritti presi sul serio, Boloña 1982; DOGLIANI, M (1982). Interpretazioni della Costituzione, Milán; DOGLIANI, M (1997). Diritto costituzionale e scrittura, Ars Interpretandi, 2, pp ; ESSER, J (1972). Vorveständnis und Methondenwahl in der Rechtsfindung,II ed., Frankfurt a M. 1972, cit. p. 101; trad. it. Precomprensione e scelta del metodo nel processo di individuazione del diritto, editado por S. Patti y G. Zaccaria, Nápoles 1983; FARIAS, D (1981). Idealità e indeterminatezza dei princìpi costituzionali, Milán; GADAMER, HG (1977). Ermeneutica, in: Enciclopedia del Novecento, Istituto dell Enciclopedia Italiana, Roma; GUASTINI, R (1996). Specificità dell interpretazione costituzionale, Analisi e Diritto; KELSEN, H (1960). Reine Recthslehre, Wien, trad. it. La dottrina pura del diritto,torino 1961; KELSEN. H (1928). Le garantie jurisdictionnelle de la Constitution, Rev. Dr. Publ. Et sc. Pol., pp. 197ss.; MENGONI, L (1996). Ermeneutica e dogmatica giuridica, Milán; MERKL, A (1931). Prolegomena einer Theorie des Rechtlichen Stufenbaues (1931), trad. it. Prolegomeni a una teoria della costruzione a gradi del diritto, in: Il duplice volto del diritto. Il sistema kelseniano e altri saggi, Milán 1987; MODUGNO, F (2005). Interpretazione costituzionale e interpretazione per valori, in: nº. 186, 8 Luglio; MODUGNO, F (2009). Interpretazione giuridica, Padua; PETTA, L (1977). Schmitt, Kelsen e il Custode della Costituzione, Storiae politica, pp. 506ss.; SCHMITT, C (1931). Il custode della Costituzione, trad. it. Editado por A. Caracciolo, Milán 1981; SILVESTRI, G (1989). Linguaggio della Costituzione e linguaggio giuridico: un rapporto complesso, Quad. cost.; TARELLO, G (1980). L interpretazione della legge, Milán; VIOLA, F & ZACCARIA, G (1999). Diritto e interpretazione. Lineamenti di teoria ermeneutica del diritto, Bari; VIOLA, F (1997). Intenzione e discorso giuridico: un confronto tra la pragmatica e l ermeneutica, Ars Interpretandi, 2; ZACCARIA, G (1996). Questioni di interpretazione, Padua.

9 Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 19, No. 67 (2014), pp Una Constitución rígida, por lo tanto, puede bien ser elástica. Al contrario, es bueno que sea tan elástica como rígida al mismo tiempo. En efecto, si una Constitución es muy rígida y, al mismo tiempo, inelástica, difícilmente aguantaría el largo paso del tiempo, puesto que la di ficultad de su modificación y las contemporáneas dificultades de adaptar su significado a las cambiantes necesidades, la harían superarla rápidamente. En este caso, el riesgo es que se dé lugar a un nue vo proceso constituyente y la Constitución sea cambiada in toto. Una Constitución abierta o «elástica», y por eso, es idónea para perdurar en el tiempo mu cho más que una Constitución inelástica. También porque deja mayor espacio a la discrecionalidad del legislador, y es, por tanto, compatible con varias direcciones políticas de la mayoría. Y, no es necesario cambiar la Constitución cada vez que cambia la mayoría parlamentaria. Una Constitución abierta es, por todos los motivos indicados, más fácilmente susceptible de ser sometida a una interpretación evolutiva, de manera de tener suficientemente en cuenta, en el desempeño de la actividad hermenéutica, las nuevas circunstancias sociales, económicas, científicas, tecnológicas, culturales, además de las políticas. Por consiguiente, la interpretación evolutiva de las disposiciones constitucionales representa también el resultado natural del criterio lógico-sistemático: criterio principal de interpretación constitucional, según el cual cada disposición debe ser interpretada a la luz del resto de todas las otras disposiciones y en especial de las más estrechamente relacionadas. La modificación de una disposición constitucional, en efecto, impone una reevaluación del significado de las otras disposiciones constitucionales relacionadas con ella, aunque quedaran intactas. Los caracteres indicados la convencionalidad, rigidez, elasticidad- han permitido a la Constitución de la Republicana Italiana de 1947 permanecer en vigor hasta hoy, conservando casi totalmente su actualidad y su vitalidad, a pesar de los acontecimientos trascendentales ocurridos en los decenios pasados. El mérito de la actualidad y de la vitalidad de la Constitución debe, por otra parte, atribuirse a la obra incesante y sensible de la jurisprudencia constitucional, que, medianteuna interpretación sistemático-evolutiva, con frecuencia ha sabido dar cobertura constitucional a situaciones inéditas, colmando las lagunas en el sistema de las disposiciones constitucionales y resolviendo muchas contradicciones del sistema legislativo. A la jurisprudencia constitucional, en ausencia de revisiones constitucionales destinadas a regular detenidamente la relación entre el ordenamiento nacional y la Unión Europea, se debe reconocer el mérito de haber favorecido el proceso de integración supranacional, teniendo en cuenta la jurisprudencia de los altos Tribunales europeos en su ejercicio de adaptación de la Constitución en clave evolutiva6. 6 Entre las innumerables publicaciones sobre la reelevancia interna del derecho comunitario, con particular referencia a la jurisprudencia constitucional italiana, véase: AA.VV (2008) Diritto Comunitario e diritto interno, Actas del seminario celebrado en Roma Palazzo della consulta, 20 de abril de 2007, Milán; AA.VV (1991). La Corte Costituzionale tra diritto interno e diritto comunitario. Actas del seminario celebrado en Roma, Palazzo della Consulta ottobre de 1990, Milán; AMOROSO, G (1996). La giurisprudenza costituzionale nell anno 1995, in tema di rapporto tra ordinamento comunitario e ordinamento nazionale: verso una quarta fase?, Foro it., V; BARONE, A (1996). Corte costituzionale e diritto comunitario: vecchie questioni e nuovi interrogativi, Foro it., pp ; CARTABIA, M (1995). Principi inviolabili e integrazione europea, Milán; CELOTTO, A (2000). Le modalità di prevalenza delle norme comunitarie sulle norme interne: spunti ricostruttivi, in: AA.VV (2000). Sovranità rappresentanza democrazia. Rapporti fra ordinamento comunitario e ordinamenti nazionali, Nápoles, pp. 437; DONATI, F (1995). Diritto comunitario e sindacato di costituzionalità,

10 14 Fulvio PASTORE Constitución y Tiempo LÓGICAS Y PROCEDIMIENTOS DE LA REVISIÓN CONSTITUCIONAL EN ITALIA: ENTRE EXPERIENCIAS Y PERSPECTIVAS Una Constitución equilibrada 7, típica de una democracia crítica 8, se basa sobre el equilibrio entre el principio de soberanía popular y de garantía de los valores constitucionales. Ningún ordenamiento auténticamente democrático, en efecto, puede escapar a la paradoja de la necesidad de imponer límites a la soberanía del pueblo9. En la Constitución italiana de 1947, el límite último e infranqueable a la soberanía popular puede ser observado en la imposición de límites absolutos al poder de revisión. Este núcleo de valores irrenunciables en parte explícitos, en parte tácitos o lógicos consiste en el principio democrático y en los otros principios fundamentales de la Constitución (entre los cuales el de la persona, el de la igualdad, el pluralista y el autonomista), así como en los derechos inviolables de la persona. La génesis en la Asamblea Constituyente de la disciplina relativa al procedimiento de revisión de la Constitución demuestra, en cambio, la investigación, en la definición del mismo, de un punto de equilibrio entre soberanía popular expresada mediante mecanismos de democracia representativa (las dos deliberaciones de la propuesta de Ley constitucional por parte de las cámaras parlamentarias) y el de la soberanía del pueblo, expresada mediante mecanismos de democracia directa (el referéndum eventual contemplado en el art. 138 de la Constitución). En la conformación del procedimiento de revisión de la Constitución resultante de los trabajos preparatorios, se nota la intención de favorecer la búsqueda de un consenso amplio de las fuerzas parlamentarias y de garantizar una adecuada ponderación y debate; pero, al mismo tiempo, se nota la preocupación de evitar un exceso del papel de las minorías parlamentarias que se habría producido en caso de agravación del quórum previsto para la segunda deliberación a tal punto de entregar en las mismas un poder de veto en condiciones de determinar una fosilización del sistema constitucional 10. El punto de equilibrio alcanzado es favorable a los mecanismos de la democracia representativa, tanto porque el referéndum no podrá ser requerido cuando se alcance el quórum de los dos tercios de los componentes en la segunda deliberación de cada cámara parlamentaria, sea porque, también en el supuesto que se alcance sólo la mayoría absoluta de los componentes, el referéndum no es obligatorio, pero se realiza sólo en el caso de petición por parte de cinco de los Consejos Regionales, quinientos mil electores o un quinto de los componentes una de las dos cámaras parlamen Milán; MASTROIANNI, R (2008). Conflitti tra norme interne e norme comunitarie non dotate di efficacia diretta: il ruolo della Corte costituzionale, in: Diritto comunitario e diritto interno. Actas del seminario celebrado en Roma Palazzo della Consulta, 20 aprile 2007, Milán. La expresión es tratada por FIORAVANTI, M (2004). Costituzione e popolo sovrano. La Costituzione italiana nella storia del costituzionalismo moderno, Boloña, El Molino, p. VIII. Allí se define como equilibrada: (.) una Constitución capaz de mantener en equilibrio los poderes de dirección y los de garantía, el principio democrático y de la inviolabilidad de los derechos fundamentales. Es la expresión en el sentido indicado en ZAGREBELSKY, G (1995). Il crucifige e la democrazia, Einaudi, Turín. Sobre este punto particularmente intersante son las reflexiones de Norberto Bobbio. Cfr. BOBBIO; N (1981). La regola della maggioranza: limiti ed aporie, in: BOBBIO, N; OFFE, C & LOMBARDINI, S (1981). Democrazia, maggioranze e minoranze, Boloña, p. 33ss.; BOBBIO, N (1984). Il futuro della democrazia, Turín; BOBBIO, N & VIROLI, M (2001). Dialogo intorno alla Repubblica, Laterza, Roma-Bari. Sobre el tema véase STAIANO, S (2005b). La legge di revisione: crisi e trasfigurazione del modello costituzionale, in: nº. 7.

11 Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 19, No. 67 (2014), pp tarias, dentro de los tres meses después de su publicación en el Diario Oficial de la propuesta de la Ley constitucional no promulgada. El resultado es un modelo elástico del procedimiento de revisión, compatible con una lógica reformadora basado en la búsqueda de un consenso amplio, con una lógica reformadora basada en las revisiones por golpes de la mayoría. Por otros cincuenta años (desde 1948 al 2001) -período no perfectamente correspondiente con la fase consociativa de la forma de gobierno parlamentaria italiana, convencio nalmente finalizado con las elecciones políticas del 1994, que marcan el inicio de una fase tendencialmente contrapositiva o casi contrapositiva de las relaciones entre el gobierno, mayoría y minorías parlamentarias - el procedimiento de revisión de la Constitución ha funcionado según lógicas plenamente consociativas, como lo demuestra el hecho de que nunca ha habido en este período, un recur so al referéndum constitucional11. La primera propuesta de Ley constitucional aprobada por la mayoría, en la finalización de la XIII legislatura, es la reforma del Título Vº de la IIª parte de la Constitución, some tida con resultado positivo al referéndum constitucional a petición tanto de la mayoría como de la oposición del tiempo y promulgada posteriormente como Ley Constitucional nº. 3 del Este resultado se produjo, sin embargo, tras el fracaso de dos intentos de reforma de la parte organizativa de la Constitución, realizados según procedimientos de formación especiales introducidos con base a la convicción de que el procedimiento de formación de las leyes constitucionales regulado por el art. 138, por su lentitud y complejidad, era inadecuado respecto al obje tivo de realización de las grandes reformas constitucionales13. El procedimiento de formación agravada de leyes constitucionales previsto en el art. 138º de la Constitución, en efecto, no constituye en sí un valor inviolable, incluso si ha sido tan cumplido por esta Asamblea Constituyente a fin de proteger en su núcleo esencial valores irrenuncia bles como: el principio de la soberanía popular, el principio representativo, el principio pluralista Hasta 1970, las leyes constitucionales fueron aprobadas en la segunda deliberación de cada cámara parlamentaria con el quórum de dos tercios de los componentes porque faltaba la legislación de aplicación del referéndum constitucional, introducida para precisamente con la ley ordinaria nº. 352 de Tras el 1970, es cierto que algunas leyes constitucionales fueron aprobadas sin que en la segunda deliberación de cada cámara parlamentaria se alcanzara el quórum de dos tercios de los componentes, pero esto ha sucedido por razones absolutamente contingentes: baja presencia de componentes de la Cámara al momento de la votación final; desacuerdo de pequeñas componentes de la mayoría parlamentaria en el contenido de la propuesta de ley constitucional. Sin embargo, también en esas raras ocasiones, el funcionamiento convencional del procedimiento de revisión constitucional parece confirmado por omisión de la petición del referéndum constitucional por parte de los agentes autorizados (entre los cuales un quinto de los componentes cada cámara). Los sucesos aquí resumidos son más analíticamente y orgánicamente reconstruidas en STAIANO, S (2005b). Art. cit. El referéndum constitucional, que en términos técnico-jurídicos podrá ser calificado de tipo aprobatorio, en términos políticos asume una vertiente confirmativa cuando es requerido por la misma mayoría que ha aprobado la propuesta de ley constitucional y una vertiente opositora cuando es requerido por las minorías parlamentarias. Convicción de que constituye una de las premisas de fondo del mensaje sobre las reformas institucionales enviado por el Presidente de la República, Francesco Cossiga, las cámaras parlamentarias en 1991, en el que se pide una reforma global de la Constitución, suponiendo el recurso a procedimientos alternativos a lo regulado por el art. 138º de la Constitución.

12 16 Fulvio PASTORE Constitución y Tiempo Modificaciones y/o excepciones a este procedimiento son, por lo tanto, constitucionalmente legítimas, dentro de los límites en que sean respetuosos de los valores inviolables que el procedimiento agravado tiende a preservar14. Excepciones al procedimiento de revisión del artículo 138 de la Constitución estaban, entonces, previstos en la misma Carta constitucional y en las leyes constitucionales, aunque sea con fines particulares y con ámbitos de competencia restringidos: el art. 132º, Primer párrafo, de la Constitución, por ejemplo, prevé para la fusión de varias regiones o la creación de nuevas regiones un procedimiento reforzado; el art. 7º de la Constitución, prevé que las modificaciones introducidas mutuamente a los pactos Lateranenses entre Iglesia y Estado puedan establecer excepciones a las normas constitucionales sin que se necesite de una aprobación con ley constitucional; la ley constitucional nº. 2 del 2001 prevé que las leyes constitucionales aprobatorias de los estatutos especiales puedan ser modificadas, dentro de los límites a la forma de gobierno regional con una simple deliberación por mayoría absoluta del Consejo Regional; ya antes existía la ley constitucional nº. 2 del 2001, en la ley constitucional de aprobación del Estatuto de Cerdeña y en la de aprobación del Estatuto de Valle de Aosta se preveía que en las materias indicadas como el art. 123º de la Constitución como contenido mínimo de los estatutos regionales, el estatuto especial pudiera ser modificado con el procedimiento de formación de los estatutos ordinarios. La referencia a los dos intentos de reforma de la parte organizativa de la Constitución realizados con procedimientos especiales y ambos fracasados estaba dirigido claramente a la ley constitucional nº. 1 de 1993, que establece la Comisión bicameral para las reformas institucionales de Mita Iotti, así como a la Ley constitucional nº.1 Del 1997, aprobadas respectivamente en las regiones XI y en XIII legislatura15. En efecto, mientras que el primer intento fracasó a causa de la realización abreviada de la legislatura, el segundo fue abandonado durante la primera lectura ante la Cámara de diputados del proyecto elaborado por la Comisión bicameral,en consecuencia de la ruptura del acuer do entre la mayoría y la oposición que hasta ese momento lohabá apoyado. Estos acontecimientos han contribuido evidentemente a inducir la convicción de que es ilusorio perseguir a toda costa reformas compartidas y que la urgencia de las intervenciones reformistas requiere de una actitud firme y autosuficiente de la mayoría. Esta convicción, enton ces, está comprometida con una mal entendida cultura llamada contrapositiva que defiende el rechazo de actitudes consensuales no sólo en la determinación de la dirección política de la mayoría, sino también con referencia al tema de las reformas institucionales y de las funciones de garantía. La lógica de las revisiones constitucionales de la mayoría inaugurada en la XIII legislatura del centro-izquierda, fue seguida también en la siguiente legislatura, esta vez a causa del centro-derecha, con la aprobación de la mayoría absoluta de los grupos políticos, en la segunda deliberación Como es sabido, el intento doctrinal de sustraer el procedimiento de formación de las leyes constitucionales al poder de revisión se ha llevado a cabo con argumentos jurídicamente refinados por Ross sobre el plano de la lógica formal. Esta teoría, ha quedado superada críticamente por Mortati y Crisafulli sobre la base de argumentos diferentes pero confluyentes. Este punto véase en STAIANO, S (2005b). Art. cit. Las principales diferencias entre los procedimientos especiales creados por las citadas leyes constitucionales y el procedimiento de revisión de la Constitución regulado en el artículo 138 de la Constitución consistían en: la obligatoriedad del referéndum constitucional y la irrelevancia, por tanto, de alcanzar menos del quórum de dos tercios de los componentes en la segunda deliberación de cada cámara parlamentaria; en la atribución a una comisión bicameral de función referente, normalmente llevada a cabo por la Comisión de Asuntos Constitucionales dentro de cada cámara; en la previsión de normas sobre presentación de las cuestiones prejudiciales y de las enmiendas destinadas a simplificar y agilizar el procedimiento.

13 Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 19, No. 67 (2014), pp de cada cámara parlamentaria, de una propuesta de Ley constitucional de reforma de la totalidad de la segunda parte de la Constitución, conocida como devolution, luego rechazada por el cuerpo electoral con el referéndum constitucional. La XV legislatura, caracterizada nuevamente por una mayoría parlamentaria de centro-izquierda no llegó ni siquiera a la mitad de su duración natural, establecida por la Constitución en cinco años, de manera tal que el debate sobre las reformas constitucionales, intensamente iniciado por las comisiones de Asuntos Constitucionales de las dos cámaras parlamentarias, no había producido resultados de particular importancia. Casi con una sola voz, los presidentes de las dos Asambleas parlamentarias, en sus respectivos discursos de instalación ue han sustancialmente inaugurado la XVI legislatura han afirmado la necesidad de iniciar una temporada constituyente. En el mejor de los casos, se hubiera podido pensar en una referencia técnicamente inadecuada al poder constituyente por parte de los dos presidentes de la Asamblea; el temor, en cambio, es que se pensara efectivamente en un proceso de reforma de la Constitución que irrumpiera los límites impuestos al legislador constitucional por esta Asamblea Constituyente. En cualquier caso, la XVI legislatura, a causa de las debilidades intrínsecas de la ma yoría, también a comienzo de la legislatura, así como a causa de factores exógenos como la crisis financiera internacional que había afectado a nuestro país, ha transcurrido sin que se llegase a cambios importantes de la Constitución. La Constitución de 1947, la más veces revisada e implementada por el legislador, parece en su versión final y en sus valores de fondo, aún viable y actual, gracias sobre todo a la valiosa obra del Tribunal constitucional y de los jueces comunes. Esta consideración, entonces, no entra en absoluto en contradicción con la afirmación de la oportunidad de realizar las revisiones puntuales, pero significativas, de la Constitución destinadas a mejorar tanto la estructura organizativa como la dogmática, es decir, la relativa a los derechos y deberes de la persona. En particular, en cuanto a la estructura organizativa, se podría: I) superar el bicameralismo perfecto, sustituyendo el Senado, en su conformación actual, con una auténtica Cáma ra de intereses territoriales; II) racionalizar y estabilizar la forma de gobierno parlamenta rio, estableciendo un vínculo fiduciario entre el Primer Ministro y la mayoría en la Cámara de Diputados, previendo el quórum16 de la mayoría absoluta para la aportación y para la remoción de la confianza, introduciendo la desconfianza constructiva y previendo expresamente el poder del Primer Ministro de pedir al Jefe del Estado la remoción de los ministros17. En cuanto a la primera parte de la Constitución, se podría: I) actualizar el catálogo de derechos fundamentales, a la luz de la jurisprudencia del Tribunal constitucional y de los altos tribunales europeas, así como de las más recientes catálogos internacionales y europeos sobre los derechos humanos, de manera de considerar expresamente los derechos de nueva generación (como el derecho a la confidencialidad, el derecho a la salubridad ambiental, el derecho a la identidad, el derecho de procrear, etc.); II) reforzar en total, el sistema de las garantías organizativas y procesales, además de las jurisprudenciales, de estas posiciones jurídicas subjetivas de ventaja Sobre el tema véase Ex plurimis BALDINI, V (Ed.) (2008). La camera degli interessi territoriali nello Stato composto, Satura Editrice, Nápoles. Sobre el tema me permito citar en este punto a PASTORE, F (2012). Evoluzione della forma di governo parlamentare e ruolo del capo dello Stato, Giappichelli, Turín, reimpresión.

14 18 Fulvio PASTORE Constitución y Tiempo La urgencia de la revisión constitucional es muy atenuada por el carácter abierto o elástico de las disposiciones constitucionales (es decir, la posibilidad de someter las mismas a una pluralidad de itinerarios hermenéuticos), consecuencia del carácter convencional o pactos de las normas constitucionales (fruto de un pacto constitucional entre factores culturales, políticos e ideológicos muy distantes entre sí), además de la naturaleza programática y/o de principio de la mayor parte de los preceptos constitucionales. Como ya se ha subrayado, en efecto, estos caracteres de la Constitución de la República Italiana (elasticidad, convencionalidad, programaticidad) han favorecido en el tiempo la adaptación del significado de las disposiciones constitucionales a las cambiantes necesidades políticas, sociales y económicas del país, permitiendo mantener un elevado grado de positividad (entendi da como correspondencia al sentir social y las necesidades de la colectividad); al mismo tiempo, han concedido una amplia discreción a las opciones del legislador, permitiendo el desarrollo de direcciones políticas de la mayoría y, especialmente, de políticas económicas muy diferentes entre sí. Se debe reconocer que la Constitución italiana, que en gran parte delas disposiciones se mantiene formalmente inalterada, ha sido muy cambiada en el transcurrir de los años. En particular, la actual transición política (que no necesariamente debe convertirse en una transición constitucional) caracterizada por una reducción significativa del pluralismo parlamentario en consecuencia más de los comportamientos políticos de los partidos mayores que las innovaciones intro ducidas en las directrices electorales- ha producido ya, en el plano de la efectividad, significativos cambios en el funcionamiento de la forma de gobierno parlamentario. Por no hablar de la notable incidencia del proceso de integración europea en el sistema de las normas constitucionales, creada sin que interviniera una revisión constitucional orgánica destinada a regular las relaciones entre el ordenamiento de la Unión Europea y el nacional, como, en cambio, ocurrió en la mayor parte de los países miembros caracterizados por una Constitución escrita18. Queda por preguntarse, entonces, cuáles son los motivos de una tan repetida insistencia sobre la supuesta necesidad de una gran reforma constitucional: probablemente, el mito de la gran reforma (a juicio de quien escribe, por dejar de lado) se debe más a la necesidad de legitimación histórica de una clase política autosuficiente y ya casi del todo ajena al llamado marco constitucional (es decir, a las fuerzas políticas que han contribuido a fundar la República y a aprobar la Constitución, para luego defenderla e implementarla durante los siguientes cincuenta años), que a una verdadera necesidad política y social del país. Una revisión orgánica de la Constitución de 1947 requeriría una profunda conciencia cultural y política compartida de los valores de fondo a fin de preservar, en ausencia de la cual se corre el riesgo, en el mejor de los casos, de una reforma inútil o inoperante; en el peor, una sucesiva perversión de los valores constitucionales fundamentales La reelevancia del sistema partidista con referencia al funcionamiento de la forma de gobierno parlamentario fue bien señalada desde hace tiempo en los estudios de Duverger en Francia y de Elia en Italia. Véase DUVERGER, M (Ed.) (1955). Partis politiques et classes sociales en France, Paris; DUVERGER, M (1958a). Demain, la République, Paris; DUVERGER, M (1958b). Droit constitutionnel et institutions politiques, 3ª ed., Paris; DUVERGER, M (1983). La nozione di regime semipresidenziale e l esperienza francese, Quad. cost., nº. 2, p. 259ss.; ELIA, L (1957). Appunti sulla formazione del Governo, Giur. cost., p. 1170ss.; ELIA, L (1966). Primo ministro (diritto comparato), Noviss. dig. it., XIII, p. 863ss.; ELIA, L (1968). Fiducia parlamentare, Enc. dir., XVII, p. 398ss.; ELIA, L (1970). Governo (forme di), Enc. dir., XIX, Giuffrè, Milán, p. 634ss.; ELIA, L (2000). Rappresentanza politica, partiti, Parlamento, en el ámbito del convenio del A.I.C, celebrado en Florencia durante los días 12, 13 y 14 octubre, acerca del tema Il Parlamento. Plenamente compartibles, a este respecto, parecen los temores expresados en FIORAVANTI, M (2004). Op. cit.

15 Utopía y Praxis Latinoamericana. Año 19, No. 67 (2014), pp La esperanza es, más bien, que se realicen trabajos de reformas puntuales y de mejoras del actual sistema constitucional, con un consenso amplio de las fuerzas políticas, lo cual nunca ha sido conveniente en una legislatura caracterizada por una reducción significativa del pluralismo parlamentario. La actual XVII legislatura parece, por fin, haberse situada, no sin incertidumbres y vacilaciones, sobre una vía constructiva. Por iniciativa gubernamental, en efecto, se ha presentado un proyecto de Ley Constitucional gubernamental (denominado proyecto de Ley Boschi, por el apellido del actual Ministro para las reformas constitucionales, Sra. María Elena Boschi), según el procedimiento previsto en el art. 138 Cost., encaminado esencialmente: I) para superar el bicamericalismo perfecto mediante la creación de una cámara con las autonomías territoriales, sustitutiva del actual Senado, con competencias diferenciadas con respecto a la Cámara de Diputados que seguiría así la única titular de la relación fiduciaria con el gobierno; II) a modificar el reparto de las competencias legislativas entre Estado y regiones, eliminando las competencias concurrentes y haciendo más claras las respectivas funciones y responsabilidades. El proyecto de Ley constitucional en cuestión está en fase de aprobación, en su primera lectura por el Senado de la República. Por lo tanto, faltan aún tres pasos parlamentarios y el resultado del proceso reformador en curso parece aún en duda. No obstante -aunque en presencia de al guna perplejidad frente a algunas de las soluciones técnicas discutibles- no se puede dejar menos de apreciar, con respecto a los anteriores intentos y a las anteriores revisiones que se ha hecho alusión, la búsqueda de un consenso que llegará más allá de los límites de la mayoría de gobierno, así como la elección de no intervenir en toda la parte organizativa de la Constitución pero sólo en algunas apremiantes y centrales cuestiones; sin, por eso, cerrar el camino a las sucesivas y más puntuales intervenciones de revisión. LA CONSTITUCIÓN EUROPEA COMO PROCESO: EUROPA DE LOS MERCADOS Y EUROPA DE LOS DERECHOS La evolución del significado de las disposiciones constitucionales italianas, como ya se ha subrayado, ha sido determinada en gran parte evolución del proceso de integración europea. En particular, la transformación de las Comunidades Europeas en la Unión Europea -ocu rrida en virtud del Tratado de Maastricht- ha consagrado el nacimiento de un ordenamiento supranacional con fines no más exclusivamente económicos, sino también sociales y políticos. En el neonato ordenamiento ha adquirido relevancia central el tema de las libertades personales 20. La Corte ha reconstruido, en efecto, durante los años, un sistema de valores, introduciendo en el ordenamiento europeo principios del mismo no explícitamente previstos, sin seguir un proyecto orgánico pero basándose en los casos que de vez en vez se han presentado bajo su examen. Las originarias connotaciones economicistas y sectorialistas de las Comunidades Europeas habían favorecido, en el pasado, el desarrollo de una especial sensibilidad del Tri bunal de Justicia para las libertades en el ámbito económico. Y, el principio pluralista había adquirido su consistencia 20 Sobre el tema véase PAGANO, E (1996a). I diritti fondamentali nella Comunità europea dopo Maastricht, Diritto Un. Eur., p.163.

Sitemap